fbpx
loader image

Producto del amor entre los cotacacheños Joaquín Rubio y Clara Cotacachi, el 18 de diciembre de 1908 nació el pintor Marco Tulio Rubio, quien vio la luz en la parroquia Quiroga, conocida antiguamente como El Arenal. Rubio fue un artista de excepcionales dotes pictóricas y musicales.

Sus estudios primarios los realizó en la Escuela Andrés Avelino de la Torre, en aquel entonces Pedro Carbo. Debido a que en aquella época no existían centros de enseñanza secundaria en el cantón, Rubio vio cohibidas sus aspiraciones de cursar la educación media. Para hacerlo era necesario tener dinero y con ello residir y educarse en Ibarra o Quito.

Por suerte había la opción de que jóvenes con aptitudes artísticas se forjen en los talleres de experimentados artistas como el de Luis Reyes, en San Antonio de Ibarra. Bajo el consentimiento de sus padres, Rubio asistió a este centro y desarrolló su sensibilidad innata en trazos y colores.

Marco Tulio tuvo en su casa una gran serie de cuadros pintados en su taller. Pinturas religiosas, retratos y paisajes adornaban sus paredes. La temática paisajística la realizaba al aire libre, en lugares que agudizaban su inspiración, sitios a los que los niños de su entorno acudían, ávidos de observar sus pinceladas, así lo contó Humberto Vaca Luna, sobrino político de Rubio, quien se contaba entre aquellos infantes. Vaca Luna refirió, además, que son pocos los cuadros de su tío político que sabe con certeza dónde están.

Obras

  • Cuadro de Simón Bolívar (1,00 x 0,70m), en el club del mismo nombre, del cual Marco Tulio Rubio fue socio.
  • Cuadro de María Magadalena, en una casa de residencia familiar en Otavalo.
  • Cuadro de María Auxiliadora (2,64 x 1,73m), culminado el 24 de mayo de 1944.
  • Retrato de Manuel Quiroga (1,00 x 0,80m), terminado el 24 de mayo de 1950.

Leave A Comment